círculo-ioete

Éste ha sido mi hogar durante los últimos días. Traje una mochila con comida que me gusta, el ordenador, mi música y el libro que me estaba leyendo. No me importaba que éste fuera frío, oscuro y sucio. Un sótano, una cueva o cualquier lugar.

Este sitio no es el que era, es el lugar en el que habité los últimos días. Luego puede volver a ser el que era pero para mí será diferente.
Ha sido mi casa porque he vivido en ella. Ha sido un hogar porque ha protegido las relaciones que aquí se han dado.
He colonizado este sitio. La presencia lo ha activado, estimulado.

No sé si alguna vez alguien pensó que este lugar marcaría la diferencia.
Cualquier lugar es susceptible de convertirse en otro lugar. Un hogar puede estar en cualquier parte.

Io_e_te

No sabe qué ha podido pasar. Quizás haya sido lo que tomó en el desayuno o que ayer el Madrid se clasificó para seminales de champions con una remontada épica, pero esa compañera de clase que lleva allí todo el curso, hoy, no puede dejar de mirarla.

Aprovecha el cambio de clase para lanzarse (quizás así descubra la razón). Se acerca como siempre lo hace con cualquiera, ¿por qué cambiarlo? y lo primero que recibe de ella es un: pero, tú… ¿eres imbécil?-

Esa frase le cambia todos los esquemas, ¿qué habrá hecho mal?… si eso mismo con sus amigos triunfa. Nunca ha tenido mucho contacto con las chicas. Ellas van por su cuenta mientras él juega al fútbol.

A partir de entonces, cada momento que comparte con ella le abre un mundo totalmente desconocido. La lógica básica y sencilla que seguían sus acciones, pierde sentido poco a poco de la mano de su primera chica. Ésto le producirá conflictos con sus amigos, sus padres… pero ya da igual.

Pronto sucederá el punto de no retorno. El primer beso será un pacto: un sello único entre él y ella. Se trata del primer paso hacia la pérdida de la inocencia.

pranzo di babetteImagen de la película “Babettes gæstebud” (el festín de Babette) dirigida por Gabriel Axel, 1987

La canción de David Bowie, Space oddity, cantada en Italiano con letras  completamente diferentes (escritas por Mogol, letrista italiano) en los años 70 por el mismo “Duque” es un elemento que vuelve dos veces en la peli, en los dos idiomas. Para ir al fondo de la personalidad de los dos hermanos hay que cambiar de idioma, hay que entender quiénes son este “ragazzo solo” y esta “ragazza sola”. Dos chicos que se hacen una promesa que, a través del enfrentarse con lo que son, les permitirá “volar”. La cosa más sorprendente es esta relción que nace entre los dos: al principio se odian, después se dan cuenta de que no se bastan, y, por último, con el tiempo, aprenden a decir “yo” y “tu”. El desafío más grande para un arquitecto, es aprender qué es lo que le es más querido. Hasta el punto de que se le permita decir “un artista nunca es pobre”. De hecho es muy interesante ver cómo Lorenzo se sorprende al ver el alcanze de las fotos de Olivia y se da cuenta de un valor escondido en ella. Del mismo modo, ella le dice que no tiene miedo a jugarse todo lo que el tiene, dejando de esconderse. Paralelamente, un arquitecto tiene que aprovechar su idioma para que el mensaje que quiere transmitir sea lo más evidente posible. 

 

the artist2Imagen de la película “The artist” dirigida por Michel Hazanavicius, 2011

Un grito desde el más profundo abismo que grita hacia el cielo su impotencia, en la esperanza de que la libertad vuelva a tomar su forma original y se libere de la esclavitud de un instinto ciego y bestial. De esta manera termina una salvaje película en la que el director no ahorra nada ni a los espectadores ni al actor. El lugar es el pier 54 de New York, Brandon no consigue luchar contra todas las dificultades que se le plantean. No sabe cómo hacer con su hermana, la dependencia es una enfermedad que no consigue curar y que además obstaculiza su relación con Marianne. Todo esto brota en el grito final, lleno de humanidad. Hay un punto en el que el arquitecto no puede controlarlo todo y, aunque pueda parecer una paradoja, es objetivo que no se puede, ya que siempre hay un detalle que se escapa. Es un trabajo tan lleno de incógnitas y de variables que es imposible dominarlos todos, aunque el intento sea este. Al final la única posibilidad para no dejarse llevar por el desaliento,volviéndose neuróticos o neurasténicos, es dar a cada cosa la importancia que se merece. Y, sobre todo, entender cuál es el fin último de la arquitectura (en la peli de la vida). El hecho de que haya alguien que nos ayude es objetivamente el regalo más grande, y buscar con ahínco esta verdad es un reto cotidiano.

Architeuthis

El architeuthis explicado sin rodeos es un calamar gigante. A medio camino entre el mito y restos intrigantes en las playas se desvela un ser olvidado en las profundidades que supone una exageración en el transcurso de las cosas.

El control de la potencia que llevamos dentro entre los límites de lo razonable genera monstruos que simplemente son denominados como tal por construir sus diferencias en vez de apaciguarlas. Estas diferencias gestan la diversidad y la película parece reclamar ese espacio en común donde poder compartirlas.

Las normativas por ejemplo testifican contra este fenómeno. Con el objetivo de garantizar unos mínimos de seguridad, control, salubridad… Parecen negar los máximos y con el tiempo pasan a ser el instrumento de medida olvidando que sólo trataban del mínimo necesario, no de la cantidad diaria recomendada.

Naipe d43 ciclo 4 _ Nivel 2
Descentralizados establecidos. Desenmascarando a Edipo disfrazado. Juan Coll-Barreu
El mundo para nadie. Desenmascarando a Edipo disfrazado. Juan Coll-Barreu

sombradura

La casa Farnsworth se sitúa a 1,2 metros sobre el terreno gracias a ocho pilares metálicos. Estos pilares y el tubo de instalaciones son el único contacto con la tierra. De tal forma que el suelo queda prácticamente intacto como se puede ver en la imagen de partida.

Se encuentra la mínima huella y el apoyo aspira a dejar intacta la dimensión en la que se posa. Sin embargo no sólo se trata de una postura de respeto hacia el medio sino de despertar la conciencia del entorno en el habitante. Al situarse en esta distancia marca una diferencia. Un nuevo espacio es definido y la casa se convierte en una plataforma de observación.

En la lectura del pilar no queda claro la manera en la que se transmiten las fuerzas a través del contacto contiguo con la viga perimetral del forjado. La unión de los perfiles se presenta hermética. Sin embargo hay una manifiesta intención de hacer evidentes las piezas que componen la arquitectura. Al hacer posible identificar cada parte por separado se comprende el orden propuesto, un ejercicio de mínimos, digamos de esenciales, obtenido a través de un proceso de depuración.

El pilar  no llega hasta el borde de la viga, cortándose antes de llegar al límite horizontal. Si nos fijamos en el acabado de la plataforma vemos como las piezas pétreas también sobresalen de la viga de coronación. Se destaca el acabado sobre el que se yergue el habitante.
No se mezclan los elementos.

distancia

El proyecto no es una caja de vidrio. El proyecto no es una estructura metálica. El proyecto por encima de todo es la definición espacial de sus estancias.

Para resolver el proyecto se acude al vidrio y a la estructura metálica como medio para construir de la forma aparentemente más sencilla posible.

Un ejercicio que persigue el sueño de que las cosas se sostengan en el aire de manera casi ingrávida. En estos términos aparecen los perfiles metálicos, los ocho pilares verticales (más cuatro en la plataforma de acceso) que nunca atraviesan los planos horizontales, muestra de la fuerza conceptual del carácter espacial del edificio.

Esta persecución de lo esencial lleva a una incomprensión en términos estructurales en la unión entre los perfiles verticales y los planos horizontales. Como se puede observar en la fotografía inicial el perfil prácticamente desliza, aparentemente sin absorber los esfuerzos a transmitir a cimentación. La soldadura se hace imposible ya que no aparecen cordones de soldadura en los límites de contacto entre los perfiles y no existe ninguna pieza extra que explique el comportamiento de la junta.

Para conseguir esta estética tan depurada bajo unos trazos sencillos Mies empleó mucho esfuerzo en que la construcción fomentara su idea espacial llegando a una sofisticación en el detalle espectacular.

¿Cómo son transmitidos los esfuerzos a los elementos verticales a través de ese contacto conexo sin soldadura aparente? Para ello, la unión entre ambas piezas utiliza una técnica de soldadura llamada soldadura de tapón.

Este tipo de soldadura es de uso frecuente en la industria automovilística. En ella se unen solidariamente superficies en paralelo, resultando óptima ya que su resultado no produce protuberancias en las piezas.

Una de las piezas se dispone previamente con una serie de agujeros que hospedarán el punto de soldadura. Una vez son colocadas las dos planchas el soldador rellena los agujeros estableciendo así los puntos de conexión y quedando éstos integrados en la propia superficie de las planchas.

soldadura

Se puede ver en la secuencia el proceso llevado a cabo en el encuentro de la casa Farnsworth. Se colocaron los pilares en sus respectivas posiciones y a continuación se les taladraron los puntos de conexión con las vigas perimetrales. Para la sujeción de éstas se instalaron temporalmente unos perfiles que aseguraron la posición de las vigas y transmitieron la carga mientras se realizaba la soldadura. A continuación se sitúan las vigas perimetrales en el interior del recinto imaginario producido por las columnas, juntándolas por su cara plana. Una vez que todo está colocado, el soldador rellena los agujeros, materializando el vínculo entre ambas y haciendo que trabajen en sintonía. Se retiran entonces los apoyos temporales. Para hacer imperceptible la soldadura se produce un lijado de la misma y por último, para que esta desaparezca del todo y no quede rastro de los halos producidos por efecto del calor de la soldadura en el metal, se procede al pintado de las piezas.

El acero se pinta de blanco. Es sorprendente ya que esto no había ocurrido en ninguno de los edificios metálicos de Mies. Al pintarlo de blanco evita su materialidad siderúrgica, industrial. Desaparece el esfuerzo de transformación del acero. 

Es así como los dos elementos continúan pareciendo diferenciados. Dando la impresión de que discurren en paralelo sin aparente de conexión. Generando una sensación confusa referida al estado de flotación de la casa.

En la arquitectura de Mies presenciamos una coherencia inconfundible entre los planteamientos conceptuales y el desarrollo constructivo.

No hay una exposición directa del esfuerzo que se llevó a cabo. La casa se centra en proyectar una arquitectura esencial, propuesta a través de trazos sencillos. Escondiendo una solución sofisticada y una perfecta ejecución. Los valores de la artesanía utilizada no se hacen evidentes pero resultan vitales para apoyar la esencia de la arquitectura de Mies van der Rohe.

debajo

Para verificar que no hay truco escondido se puede observar esta imagen del espacio inferior de la vivienda, aquí podemos comprobar la inexistencia de piezas añadidas en el encuentro. Además, parece destacable como, a pesar de ser un lugar residual en la vivienda, muestra una preocupación por su depuración, ya que vemos que hasta en este lugar las vigas están pintadas. El arquitecto da importancia hasta lo que no queda a la vista.

horizontal

“En toda la arquitectura de Mies el primer y último trazo sobre el papel es horizontal. La definición formal del espacio se produce siempre y sólo por planos horizontales. Los planos o las líneas verticales aparecerán más tarde, una vez que el escenario haya quedado dispuesto”

José Quetglas

El plano horizontal es el que define el espacio, por lo tanto su construcción debe ser consecuente con esta idea y dotar a la plataforma de la solemnidad que le corresponde. Es por ello que el pilar no atraviesa y discurre ajeno. Además el forjado marca el pedestal del que participa toda la arquitectura de Mies. Un accidente entre el exterior y el edificio que de nuevo, se trata de otra estrategia que hace comprensible el espacio que se propone. Levantando al habitante del suelo se define una posición elevada de distinción.  La casa habla de lo contenido entre dos planos. Precisamente la casa es esa porción de aire, lo contenido entre estas piezas.

QUETGLAS, JOSÉ, Imágenes del Pabellón de Alemania: Der Gläserne Schrecken, Les Éditions Section b (Canada) inc, Montréal 1991

CADWELL MICHAEL, Strange details, The Mit Press, Cambridge, 2007

Al igual que Io, Holden Cautfield, protagonista de la novela El guardián entre el centeno, es un chico problemático con dificultades para relacionarse con los demás. El problema no es su timidez sino un sentimiento de superioridad que le hace menospreciar a sus compañeros. Expulsado del internado en el que estudia dos días antes de la fecha en la que tiene que volver a casa decide esconderse en un hotel de Nueva York. Después de mantener encuentros con un antiguo profesor, compañeros de clase, prostitutas…entiende que la única solución está en fugarse de casa. Solo la visita a Phoebe, su hermana pequeña lo evitará.

Tanto en la película como en el libro se exponen los casos de dos adolescentes absolutamente normales que se enfrentan a la que puede ser, hasta el momento, la etapa más complicada de su vida. El paso de la infancia a la madurez.

El miedo a enfrentarse a situaciones desconocidas, muchas veces se traduce en la acción de esconderse. Ante esta acción solo caben dos opciones: esperar que la tormenta amaine para poder salir del agujero o simplemente aceptar el paraguas que alguien nos ofrece y enfrentarnos a la lluvia.

el-escondite
Lorenzo que pertenece a una familia des estructurada, decide esconderse en su refugio que lo aísla del exterior. La inesperada aparición de su hermanastra Olivia además de ser un estorbo con el que tiene que convivir, se convierte en la conexión con la realidad, con la vida de la que pretende huir.

Más adelante, la relación entre los hermanos varía. Olivia, además de enemiga, compañera y de nexo con el mundo, se convierte en cómplice querido al que debe proteger.
El sótano es el escondite de los granos, la música, las novelas de ficción, los armadillos, la comida sin fundamento, los objetos de la condesa… que al ser descubiertas por una rebeldía extrema (Olivia) se convierte en el albergue de la inmadurez, del miedo, la vergüenza, el complejo, la mentira y de la inseguridad, de los gritos y de las peleas. El sótano deja de ser la caja de pandora para convertirse en el espejo que muestra el interior del evadido.

Bertolucci representa el escondite sin llegar a ridiculizarlo, pero invita a los espectadores a ser críticos y a reflexionar sobre el comportamiento de los personajes. Este viaje a la meditación alcanza su momento más agradable en la escena del final, acompañado por la música de David Bowie, dónde el director consigue ensalzar la apabullante juventud.

“No nos une el amor sino el espanto; será por eso que la quiero tanto”
Jorge Luis Borges

Sin madre, sin padre, ni Edipo, ni Electra … otros más complejos. Lo simple y erróneo es asignar complejos. Están, sólo en una interface que oculta lo más y mejor, y filtra las dosis que dejan la marca. Dejar de ocultar todo y la interface, o la simple presencia es la devaluación y la evaluación. Reconocerse en la negación es una marca visible, un punto de encuentro amigable que motiva un cambio. Para encontrarse, él y ella intercambian su polaridad porque de él nada sale y de ella nada entra. La doble negación es afirmación cuando la polaridad es la misma y atraviesa una única capa el doble de gruesa con la superdosis de sí mismos que marca su vida para siempre. Una doble negación identifica el pasado como propio en virtud del presente y del futuro.

Gibellina

En el Grande Cretto di Gibellina (Alberto Burri, 1981), la ciudad destruída queda atrás y los habitantes se reconcilian con el pasado recorriendo las trazados de las antiguas calles. La máscara de hormigón funciona a tres escalas, conserva las marcas personales visibles en la cercanía, los surcos recorribles y las ondulaciones de la topografía que permiten localizar la antigua Gibellina a lo lejos. Es un filtrado de información del interior de la masa hacia el paisaje. Esta es la doble negación que afirma lo oculto tras la intervención, lo necesario para exitir en el presente sin ser ruina y existir en el paisaje.

[La memoria mental y material de la antigua ciudad se niega, para negar también la nostalgia implícita de estos monumentos conmemorativos. Charla de Mayka García Hípola sobre su tesis “La acción arquitectónica en el territorio a través de P. Eisenman”. Explica el doble negativo como una nueva sintáxis para la arquitectura. La Gibellina es un ejemplo y lo compara con el Cannareggio, Romeo y Julieta, la Villete e Igualada, por la relación con la nueva etapa de producción de Eisenman en los 80´, con obras en el plano del suelo y el interés de la relación arquitectura-paisaje descontextualizada de la arquitectura]